CONFIGURACIÓN DE COOKIES

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web y para mostrarle publicidad relativa a sus preferencias a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies de sesión - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Guardan información del tipo de usuario en la comunidad de NORMON, guardando el nick de usuario para evitar introducirlo página a página, también se guarda información encriptada e información sobre los favoritos del usuario.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.

Cookies estadísticas

Recogen información sobre fecha de visita, la URL y el título de la página web visitada. Los informes generados con esta información serán meramente estadísticos dando información sobre el comportamiento de navegación de forma anónima.

Cookies publicitarias

Permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice el usuario en la página web.

Trastornos de la voz: Afonía y disfonía

Trastornos de la voz: Afonía y disfonía

2021-02-08

La voz es nuestra principal forma de comunicación y algo característico de cada individuo. Disponemos de un sofisticado mecanismo de producción vocal, donde las cuerdas vocales son el órgano vibrador fundamental. Así, la voz es el sonido que resulta de la vibración de las cuerdas vocales al acercarse entre sí, como consecuencia del paso del aire a través de la laringe. 

Pero existen ciertos trastornos, como la afonía y la disfonía, que pueden afectar a nuestra voz y que se manifiestan en la dificultad para producir sonidos al tratar de hablar o reflejan un cambio en el tono o calidad de la voz, que puede sonar débil, excesivamente velada, chillona o ronca.


Prevalencia actual de los trastornos de la voz

Los trastornos y enfermedades de la voz impactan cada día más frecuentemente en nuestra población y se hacen especialmente relevantes en nuestra vida actual donde, para toda actividad, necesitamos la voz. 
Estos trastornos constituyen el principal motivo de consulta en las unidades de foniatría, siendo los más frecuentes la afonía y disfonía. 

Un antecedente de suma importancia es la ocupación profesional. Las personas que usan la voz como instrumento de trabajo son más vulnerables o tienen mayor tendencia a padecer alteraciones de la misma, por lo que es útil determinar el grado de “demanda laboral” de la voz. Pero todos los grupos de edad y ambos géneros pueden verse afectados.
Además del impacto en la salud y en la calidad de vida, trastornos como la afonía originan frecuentes visitas médicas y pérdidas de productividad por absentismo laboral.

A día de hoy, debido al uso obligatorio de mascarilla por la situación ocasionada por la COVID-19, los casos de trastornos a nivel vocal han aumentado. El uso de mascarilla y las pantallas protectoras con las que cuentan algunos establecimientos hacen que forcemos más la voz para subir el tono y esto se traduce en las citadas afecciones.


Disfonía y afonía, definición y diferencias.

La disfonía es un síntoma cuyo diagnóstico se realiza clínicamente ante cualquier alteración de la producción vocal o de la calidad del tono o volumen de la voz y que afecta la calidad de vida, laboral o social. Constituye la alteración de la voz en cuanto a su tono, timbre o intensidad por un mal uso o abuso vocal o por un trastorno orgánico. Así, las disfonías se pueden clasificar en orgánicas (cuando existe una lesión anatómica en los órganos de fonación) y funcionales (sin evidencia de dicha lesión).

Por otro lado, la afonía es la alteración máxima de la disfonía. Se trata de la pérdida total de la voz y su origen puede ser físico, como un traumatismo, o psíquico. Se considera un trastorno algo más grave que la disfonía.




Etiología de los trastornos de la voz: las causas

La etiología de este tipo de trastornos y, concretamente de las disfonías, es muy variada. Siempre es importante descartar una lesión neoplásica, de ahí que toda disfonía de más de dos semanas precise ser remitida a un especialista en otorrinolaringología, muy especialmente en pacientes con hábito tabáquico.
Algunas causas de disfonía son: malformaciones congénitas, laringitis agudas, nódulos y pólipos vocales,  disfonías funcionales, laringitis específicas, tumores laríngeos, traumatismos laríngeos, parálisis laríngea, enfermedades neurológicas, disfonía espasmódica o disfonía psicógena.

Disfonía: causas y factores favorecedores

Los factores desencadenantes por sí solos no son capaces de inducir un proceso repetitivo de disfonía disfuncional, sino que es necesario que se den ciertos condicionantes, inherentes a la persona o a su forma de vida:

  • Obligación socio-profesional de hablar o cantar. Este es el factor favorecedor más importante. Por ejemplo: profesores, locutores, cantantes, dependientes, etc. Si una persona no disminuye la utilización de la voz cuando un factor desencadenante la ha alterado momentáneamente, puede entrar en el riesgo del círculo vicioso del sobreesfuerzo y llegar a la afonía.
  • Características psicológicas. Personas de temperamento nervioso, emotivos, con tendencia a la ansiedad, etc.
  • Prolongadas dificultades psicológicas por situaciones conflictivas duraderas.
  • Alcohol y tabaco. Irritan la mucosa laríngea dificultando la movilidad de las cuerdas vocales.
  • Infecciones crónicas rinofaríngeas o pulmonares, por extensión intercurrente del proceso infeccioso hacia la laringe.
  • Exposición al ruido, ya que la voz se eleva de forma refleja.
  • Hipoacusia grave. Presenta dificultades para apreciar auditivamente las cualidades de su voz.


Prevención de disfonías y afonías   

Una vez identificados los factores favorecedores o predisponentes de disfonía y afonía, existen ciertas medidas de prevención, como son la aplicación de unas normas de higiene para conservar la laringe en condiciones óptimas y la consecución de un entorno lo más ergonómico posible. Evitar la exposición y contacto a sustancias irritantes, e irritantes inhalados, así como el tabaquismo, la ingesta de bebidas alcohólicas y el abuso vocal son fundamentales para evitar este trastorno. Asimismo, es conveniente promover el entrenamiento vocal y la hidratación adecuada y constante.


Valoración de la disfonía

Para contribuir a una adecuada valoración de cada tipo de disfonía, es conveniente consultar con un profesional sanitario para establecer diagnóstico y tratamiento. Algunos aspectos importantes a tener en cuenta en este tipo de trastornos son: la forma de aparición, la duración, los posibles factores desencadenantes o precursores y los síntomas acompañantes.

El farmacéutico puede contribuir de forma importante con la educación sanitaria de los pacientes, fomentando un estilo de vida saludable, como el abandono del consumo de tabaco y alcohol, y el seguimiento de las medidas de prevención de los trastornos de la voz. 

Asimismo, en la farmacia existen productos buco-faríngeos en comprimidos para chupar de diferentes sabores que se pueden indicar, bajo la recomendación de un profesional sanitario, para el tratamiento local de los síntomas de las afecciones leves de garganta que cursan sin fiebre como las disfonías y afonías, tanto en adultos como en niños mayores de 6 años. 

Hay presentaciones con componentes antisépticos, para reducir la posibilidad de infección y otras que además, cuentan en su composición con ingredientes que ofrecen una acción antiinflamatoria en la mucosa bucofaríngea y una acción anestésica local, suprimiendo de este modo las molestias típicas producidas por la irritación local de la garganta. 

Existen también pastillas para chupar enfocadas a hidratar y proteger la mucosa de la garganta. Algunas de ellas están especialmente indicadas en personas que sobrecargan intensamente las cuerdas vocales, o aquellas en situación de riesgo por exposición a factores como aire seco, aire acondicionado, frío o aire contaminado entre otros. 

Un profesional sanitario podrá orientarnos sobre cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso.



Referencias:

  1. Ortega T., Andrés. Trastornos de la voz. Rev. Med, Clín. Condes: 2009; 20(1): 116-124. [Acceso: 17 de enero de 2021]. Disponible en: https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/lil-515900
  2. Piera, M. Trastornos de la voz. Farmacia Profesional, 2005. 19 (7):46-48. [Acceso: 17 de enero de 2021]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-13077360
  3. De Mier Morales, M.; Ávalos Serrano, E.; Martín Mateos, A.J. Manejo de la disfonía en atención primaria. 2012. ISBN: 978-84-9011-341-7. [Acceso: 18 de enero de 2021]. Disponible en: https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=PAw_04Nub1AC&oi=fnd&pg=PA6&dq=afon%C3%ADa+y+disfon%C3%ADa&ots=s5oHOSHUh3&sig=8I1Hu7NNRbYU2s19n3iQI5auLEs#v=onepage&q=afon%C3%ADa%20y%20disfon%C3%ADa&f=false
  4. Saavedra-Mendoza AGM, Akaki-caballero M. Guía de práctica clínica de disfonía basada en evidencia. An Orl Mex 2014; 59:195-208. [Acceso: 17 de enero de 2021]. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/anaotomex/aom-2014/aom143h.pdf