La tos: qué es y por qué se produce

La tos: qué es y por qué se produce

2017-06-30

La tos: qué es y por qué se produce

Aparece, molesta y no te deja seguir con tu día.  La tos puede entorpecer tu rutina pero ¿qué es la tos exactamente? ¿por qué aparece? Y más importante aún, ¿cómo podemos aliviarla? En Laboratorios Normon te damos toda la información necesaria para calmar la tos, conocer sus posibles causas y consejos para remediarla. 


Además, si entras en www.disfrutadelinvierno.com encontrarás productos adaptados a tus síntomas y consejos para pasar el mejor invierno. 

¿Qué es la tos?


A pesar de lo que se pueda pensar, la tos es un mecanismo de defensa de nuestro organismo frente a agentes externos, es decir, la tos actúa como aliada de nuestro sistema para despejar las vías respiratorias, por ejemplo de partículas de polvo u otros cuerpos extraños, expulsándolos hacia el exterior a través de gran cantidad de aire desde los pulmones. 


¿Por qué se produce la tos? 


Se trata de un reflejo que puede ser o no voluntario. En este proceso, la glotis juega un papel fundamental pues se contrae hasta cerrarse manteniendo en los pulmones y en la cavidad torácica gran cantidad de aire. El conjunto de todas estas presiones provoca la contracción del diafragma, la apertura de la glotis y la expulsión de aire hacia el exterior produciéndose así la tos. En algunas ocasiones esta expulsión puede ir acompañada de flemas, sangre o incluso vómitos. 


Existen múltiples causas por las que aparece la tos. A la hora de establecer las causas, se debe tener en cuenta algunas características:

  • La tos por inflamación: las vías respiratorias se hinchan dificultando el paso del aire y la tos puede provocar dolor. Es propio de enfermedades como el resfriado común, la gripe, el asma, neumonía, bronquitis, cáncer de pulmón o fibrosis entre otras. 
  • La tos por estímulos ambientales como el polvo o los ácaros. En muchas ocasiones, este tipo de tos es el síntoma de una alergia permanente o estacional o por la exposición a zonas con mucha contaminación. Hay que evitar entrar en contacto con zonas donde existan residuos químicos como gases tóxicos y humo. 
  • Los cambios bruscos de temperatura también pueden provocar la aparición de la tos así como factores emocionales causados por la ansiedad, el nerviosismo o por tics, como la tos psicógena. 
  • El tabaquismo (incluido el tabaquismo pasivo) y el consumo de drogas favorecen la aparición de la tos que puede convertirse en crónica. 

¿Cuántos tipos de tos existen?

En una primera fase analizaremos si la tos es productiva o improductiva, en el primer caso, la tos del paciente contiene algún tipo de mucosidad como pueden ser las flemas, cuyo color también da relevante información médica, puede aparecer incluso sangre. Mientras que en la improductiva no se producen estos mocos. 

Si la tos es improductiva, puede darse un caso de tos seca, que produce gran irritación, picores e incluso dolor en la garganta. La tos aguda suele ser uno de los síntomas durante un resfriado o proceso gripal aunque también puede producirse por alergias, neumonía o bronquitis. Por lo general, desaparece después tres semanas. Es importante diferenciar entre un ataque de tos de la tos persistente cuya duración perdura durante semanas. Si la tos supera las 3 o 4 semanas podría tratarse de tos crónica. Ésta puede aparecer por el consumo de tabaco, por goteos retronasales como la rinitis o sinusitis crónica, por reflujos gastroesofágicos entre otros. 


Especial atención merece la llamada tos ferina, que se caracteriza por ataques de tos violentos. Se trata de una tos muy contagiosa y especialmente peligrosa en bebés menores de 6 meses, por ello, se llevan a cabo calendarios de vacunación para embarazadas durante el tercer trimestre de gestación. 


¿Cómo aliviar la tos?

Si la tos es una tos leve y puntual, una infusión, caramelos de miel o hierbas, la ingesta de líquidos o el efecto de los humificadores o vapor, pueden aliviar la incomodidad. Algunos remedios para impedir la molesta tos nocturna es contar con varios almohadones que mantengan la cabeza más erguida evitando así la acumulación de mucosidad sin expectorar. 

Sin embargo, si la tos es persistente o  va acompañada de otros síntomas como fiebre o tos productiva, puede ser oportuno acudir a la consulta del médico, quién recetará el medicamento adecuado como expectorantes, antitusivos, mucolíticos o antibióticos.