¿Cómo combate nuestro cuerpo el calor?

¿Cómo combate nuestro cuerpo el calor?

2015-07-31

El calor extremo que estamos sufriendo en España estas últimas semanas es uno de los temas estrella en prácticamente cualquier conversación. Abundan los artículos sobre cómo combatirlo si no tenemos aire acondicionado, sobre qué precauciones debemos tomar si no queremos sufrir un golpe de calor, sobre qué medidas tomar en las piscinas para que un chapuzón no nos estropee la piel, el pelo, la vista, pero… ¿Sabemos realmente qué es el calor? ¿Cómo funciona? ¿Qué mecanismos usa nuestro cuerpo para enfriarse?

El objetivo de esta entrada no es repetirte unos consejos que ya has escuchado hasta la saciedad (hidrátate, cena ligero, dúchate con agua templada, usa la menor cantidad posible de aparatos electrónicos…), sino explicarte los mecanismos que tiene nuestro cuerpo para hacer frente a un aumento generalizado de las temperaturas.

Empecemos por el principio: ¿Qué es el calor?

La RAE lo define como una sensación que experimentamos ante una elevación de la temperatura. Sin embargo, el calor no es sólo una sensación térmica que puede influir para bien y para mal en nuestro estado de ánimo.

El calor es una forma de energía en tránsito que fluye entre distintos cuerpos o entre dos partes del mismo cuerpo que se encuentran a temperaturas diferentes -del cuerpo con mayor temperatura al cuerpo con menor temperatura- hasta que se alcanza el equilibrio térmico (cuando los dos cuerpos alcanzan la misma temperatura).

Existen tres maneras fundamentales en las que el calor se transmite:

  • Por conducción: este tipo de transferencia se produce por contacto directo con otro cuerpo, con la ropa, con el aire, el agua u otros objetos (una mesa, una silla, un muro…) El calor fluye desde el cuerpo con mayor temperatura  hacia el cuerpo con una temperatura menor.
  • Por convección:  se caracteriza porque se produce por medio de un fluido (gas o líquido) que transporta el calor entre zonas con diferentes temperaturas
  • Por radiación: la transferencia de energía se produce mediante ondas electromagnéticas.


¿Cómo se enfría el cuerpo humano?

El cuerpo humano no sólo se enfría mediante chapuzones en agua fresquita, echando mano del ventilador o abusando del aire acondicionado, no, el cuerpo humano tiene una serie de mecanismos naturales que le permiten enfriarse.


La temperatura normal de un ser humano oscila entre los 35° y lo 37°C y suele ser constante. Si la temperatura aumenta por encima de los 37°C estaremos hablando de fiebre, mientras que si disminuye de 35°C, hablaremos de hipotermia.

  • ¿Qué regula nuestra temperatura?

El encargado de regular nuestra temperatura corporal es el hipotálamo, una región de nuestro cerebro. El hipotálamo es muy sensible a los cambios de temperatura en nuestro organismo, de hecho si rebasa los 40°C deja de funcionar correctamente, sufre una especie de cortocircuito, que puede ocasionar incluso la muerte por golpe de calor.



  • ¿Qué mecanismos pone en marcha el hipotálamo para enfriarnos?

El hipotálamo se ayuda de termorreceptores, presentes fundamentalmente en nuestra piel, para obtener información sobre la temperatura (interior y exterior). Cuando detecta un aumento de la temperatura desencadena los siguientes mecanismos a fin de mantener nuestro cuerpo a una temperatura que asegure su correcto funcionamiento:

Transpiración: es el sistema de refrigeración más importante del que dispone nuestro cuerpo. Al detectar un aumento de la temperatura, el hipotálamo desencadena la producción de sudor. Éste es producido por las glándulas sudoríparas, ubicadas en las capas más profundas de la piel, la dermis y la epidermis. El sudor, que se compone de agua, sales minerales y toxinas, esexpulsado a través de los poros de nuestra piel. Cuando el sudor se evapora de la superficie de nuestra piel, libera el exceso de calor y mantiene nuestra temperatura constante.

Vasodilatación: Los capilares son los vasos sanguíneos de menor diámetro y los que más cerca se encuentran de la superficie de la piel. La sangre que por ellos circula está por lo tanto más cerca del aire exterior que la sangre del resto de nuestros vasos sanguíneos. Al dilatarse el capilar, una mayor cantidad de sangre queda expuesta al aire, lo que permite que ésta se enfríe y que nuestra temperatura corporal se mantenga.

La transpiración y la vasodilatación son los mecanismos fundamentales que utiliza nuestro cuerpo para mantener una temperatura constante. Sin embargo, que nuestro cuerpo tenga la temperatura correcta, no quiere decir que nuestra sensación de calor disminuya, por lo que nunca está de más aplicar los consejosque nos han ido llegando desde diferentes medios de comunicación.

Teniendo en cuenta el mecanismo de  vasodilatación, desde Normon queremos añadir un pequeño truco a todos los que ya sabes: coloca tus muñecas debajo de un chorro de agua fría. De esta manera la sangre de los capilares de esa zona se enfriará más rápidamente y la sensación de calor se atenuará.


calor_combatir_cuerpo_humano_manos_limpias_blog_normon