Normon
¿Qué es la gripe? Síntomas, duración e información práctica.

¿Qué es la gripe? Síntomas, duración e información práctica.

2019-03-12

La gripe es una infección respiratoria de origen vírico que, por su facilidad de transmisión, causa epidemias estacionales e incluso pandemias. Por tanto, constituye un importante problema sanitario en nuestra sociedad, con repercusiones laborales y económicas. A continuación, describimos las principales características de esta enfermedad, así como las medidas preventivas y paliativas existentes.


Síntomas y gravedad 

os signos y síntomas más comunes de la gripe incluyen fiebre, escalofríos, tos seca, dolor de garganta, congestión y secreción nasal, dolor muscular y articular, dolor de cabeza, y astenia. Muchos de ellos coinciden con los de un resfriado común, pero a diferencia de este, en la gripe suelen aparecer de forma súbita y con una intensidad mayor.


Generalmente la infección suele durar entre una y dos semanas, pero algunas personas pueden desarrollar complicaciones que requieran atención sanitaria. Entre las complicaciones moderadas que puede producir la gripe se encuentran las infecciones de los oídos o de los senos paranasales, pero también pueden tener lugar complicaciones graves como la neumonía, la miocarditis, la encefalitis, el fallo multiorgánico, o la sepsis. Además, la gripe puede agravar otras enfermedades crónicas que sufra el paciente, como el asma o las enfermedades cardiovasculares. De este modo, la gripe suele ser leve cuando afecta a personas sanas y jóvenes, pero puede ser grave e incluso mortal cuando afecta a los individuos más vulnerables (recién nacidos, ancianos, pacientes inmunodeprimidos, o pacientes con afecciones pulmonares y/o cardiopatías graves). 


Prevención


El virus de la gripe se transmite con facilidad a través de las gotículas que una persona infectada expulsa a través de la tos o los estornudos, y que luego inspiran las personas cercanas. El contagio también se produce a través de las manos contaminadas. Por este motivo, es importante adoptar una serie de medidas de protección para evitar la propagación del virus, como lavarse las manos con frecuencia, cubrirse con pañuelos la boca y la nariz al toser o estornudar, usar pañuelos desechables, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, evitar el contacto con otras personas en caso de presentar síntomas de gripe, o evitar el contacto con personas enfermas.
Aun así, la medida más eficaz para prevenir la gripe y sus complicaciones es la vacunación. Debido a la alta capacidad de mutación del virus de la gripe, cada año la Organización Mundial de la Salud propone la composición de la nueva vacuna, motivo por el que se recomienda que la vacunación sea anual. La vacuna de la gripe principalmente va destinada a proteger a los grupos de población con mayor riesgo de sufrir complicaciones, y a aquellas personas que les atienden o viven con ellas. Así, la vacuna de la gripe se recomienda en personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas, pacientes con patologías crónicas, profesionales sanitarios, y personas que cuiden o convivan con pacientes ancianos o de alto riesgo. 


Tratamiento    

En la actualidad, existen fármacos antivirales que pueden acortar la duración de la gripe si se administran en los primeros días desde la aparición de los síntomas. En España, los que actualmente están autorizados y comercializados son amantadina, zanamivir y oseltamivir. Debido a la importancia de sus efectos adversos, siempre deben ser prescritos por un médico. 
No obstante, en la mayoría de los casos los pacientes recurren a aquellos medicamentos destinados a aliviar los síntomas de la gripe que no precisan de receta médica, y que suelen ser los mismos que los empleados para paliar los síntomas del resfriado. Entre los más utilizados se encuentran los llamados antigripales, que en su composición suelen incluir: un analgésico y antitérmico (paracetamol, ácido acetilsalicílico, o ibuprofeno) para aliviar el dolor muscular y articular, y para bajar la fiebre; un antihistamínico (clorfenamina) para reducir la secreción nasal, los estornudos y el lagrimeo; y un descongestivo (fenilefrina, pseudoefedrina) para mitigar la congestión nasal. Algunos también contienen un antitusivo (dextrometorfano) para frenar la tos seca, o cafeína para contrarrestar la somnolencia que puede producir el antihistamínico. De igual forma, los medicamentos bucofaríngeos tampoco precisan de receta médica, y constituyen una buena opción para calmar el dolor de garganta. Habitualmente contienen un antiséptico (clorhexidina, amilmetacresol, alcohol diclorobencílico) y un anestésico local (benzocaína, lidocaína). Otras recomendaciones útiles para el paciente serían los lavados con soluciones de agua de mar para aliviar la congestión nasal y, por supuesto, una ingesta abundante de líquidos y reposo.


Referencias
1.     Gripe (estacional) [Internet]. [citado 10 de febrero de 2019]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/influenza-(seasonal)
2.     OMS | Gripe [Internet]. [citado 10 de febrero de 2019]. Disponible en: https://www.who.int/topics/influenza/es/
3.     Síntomas de la influenza y sus complicaciones | CDC [Internet]. 2019 [citado 10 de febrero de 2019]. Disponible en: https://espanol.cdc.gov/enes/flu/consumer/symptoms.htm
4.     Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social - Citizens - Enfermedades y lesiones - Enfermedades Transmisibles - Gripe [Internet]. [citado 10 de febrero de 2019]. Disponible en: http://www.mscbs.gob.es/en/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/gripe/gripe.htm
5.     Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social - Professionals - SALUD PUBLICA - VACUNACIONES - VACUNAS - GRIPE - VACUNACION [Internet]. [citado 10 de febrero de 2019]. Disponible en: http://www.mscbs.gob.es/va/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/Vacunacion_Gripe.htm
6.     Velasco EP. Gripe y resfriado, dos patologías invernales con alta incidencia [Internet]. [citado 10 de febrero de 2019]. Disponible en: http://www.elfarmaceutico.es/index.php/profesion/item/8766-gripe-y-resfriado-dos-patologias-invernales-con-alta-incidencia