La desescalada de los kilos de más

La desescalada de los kilos de más

2020-06-10

La alimentación es un tipo de conducta aprendida, controlada en parte de forma voluntaria, que puede “definirse” en función de la frecuencia y duración de las comidas, el tamaño de las raciones, los horarios, etc. La modificación de estos factores, más allá de la variedad en la composición de los alimentos, puede contribuir a regular la ingesta energética diaria y por lo tanto el peso corporal.

Los diferentes factores que condicionan nuestra dieta habitual han podido verse afectados y modificados por las condiciones de confinamiento que se han tenido que adoptar en las últimas semanas debido a la COVID-19. Algunos de los factores que han podido influir en la modificación de nuestra ingesta son: el sedentarismo debido, entre otros condicionantes al teletrabajo, la imposibilidad de realizar deporte, tanto al aire libre como en lugares específicos, y el pasar más tiempo en casa, que se ha dedicado, entre otras actividades, a la elaboración de recetas. Asimismo, la situación de confinamiento puede favorecer el consumo de alimentos de poco interés nutricional y elevada carga energética, incluido el consumo elevado de bebidas alcohólicas y bebidas con alto contenido en azúcar.

Estos son algunos de los motivos que han propiciado que la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) emitiera al inicio del confinamiento algunas recomendaciones sobre dichos aspectos. Indicó tanto pautas de alimentación para el confinamiento, elaborando un esquema dietético orientativo, como recomendaciones para mantenerse activo durante este periodo. 




¿En qué situación de peso nos encontramos?

Ante los diversos condicionantes que pueden haber afectado a nuestra alimentación, se debe valorar la situación actual en la que nos encontramos respecto al periodo previo al confinamiento. Aunque no contemos con datos objetivos y cuantificables previos a esta etapa, de manera subjetiva e individualmente sí podemos reflexionar sobre nuestros hábitos nutricionales. 
En concreto, para saber si nuestro estado nutricional respecto al peso corporal es adecuado, podemos utilizar algunos métodos para evaluar la situación personal. Algunos de ellos son:

  • Peso, talla e índice de masa corporal (IMC)

A partir del peso y la talla se calcula el IMC con la fórmula: peso(Kg)/Talla(m)2. Éste puede realizarse de manera automática en el este enlace (https://www.seedo.es/index.php/pacientes/calculo-imc). El IMC es un indicador que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos, aunque no es un buen indicador de adiposidad en deportistas de gran musculatura y en ancianos. De manera general, el IMC se utiliza para clasificar el estado ponderal de la persona en diferentes grados, desde el peso insuficiente hasta la obesidad, según la siguiente tabla:

Tabla 1: Clasificación del peso corporal de la Sociedad Española de Obesidad.

  • Estimación del perímetro de la cintura:

Es una de las medidas que más importancia ha adquirido en la última década y se puede determinar con una cinta métrica flexible. La obesidad, especialmente la obesidad abdominal, caracterizada por un aumento de los depósitos de grasa en el tejido adiposo intraabdominal, es un importante marcador de riesgo cardiovascular. El panel de expertos en hipercolesterolemia (NCEP-ATP II,2001), considera patológico un perímetro de cintura >102 cm en el varón y >88 cm en la mujer. Es un método que requiere entrenamiento profesional para determinarlo con exactitud. Así, en aras de buscar una alternativa sencilla a este tema, se ha realizado una estimación fiable del perímetro de cintura mediante la talla de pantalón. La talla de pantalón que se utiliza es proporcional al perímetro de cintura, por lo que se han establecido una serie de equivalencias entre esta talla y el perímetro de cintura en centímetros para poder estimarlo de forma autónoma. Estos métodos de estimación pueden ofrecer información sobre nuestro estado actual pero, siempre que quiera obtenerse una información más completa y rigurosa, debe consultarse con un profesional de la salud.

En Francia se ha realizado un estudio por el IFOP (Instituto de Estudios de Opinión) para Darwin Nutrition que indica que el 56% de los hombres entrevistados y el 58% de las mujeres habrían aumentado de peso. En el caso de los hombres 2,7 kilos de media y en el de las mujeres 2,3 kilos. Basándose en este documento y según investigaciones preliminares de un estudio de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la SEEDO (Sociedad Española para el estudio de la Obesidad), se concluye que a mitad de abril ya habíamos ganado de media entre 2 y 3 kilos. Con estos datos todo parece indicar que buena parte de la población necesitará adecuar el proceso de la desescalada a un proceso paralelo en el que se controle el peso ganado durante este tiempo.

Recomendaciones dietéticas en la desescalada

El consejo fundamental es seguir una dieta sana tal y como se detalla en el post “Dieta sana, tu aliada para perder peso este verano”, acompañada de ejercicio físico.

En algunos casos puede ser conveniente la utilización de algún coadyuvante como aquellos que fomentan la eliminación de la grasa ingerida en la dieta de manera que ésta no se absorba. La disminución de la grasa corporal es uno de los objetivos prioritarios cuando se tiene sobrepeso u obesidad y contribuye a la pérdida de peso. La utilización de productos de este perfil está indicada para personas a partir de un sobrepeso grado II, y siempre debe ir acompañado del consejo y supervisión de un profesional adecuado que sea capaz de asesorar y dar consejo de manera individual.


Referencias

1. Cuidarse durante el confinamiento en casa: algunas recomendaciones para una alimentación más saludable durante el confinamiento. SENC [acceso: 27 de mayo de 2020]. Disponible en:
http://www.nutricioncomunitaria.org/es/noticia/cuidarse-durante-el-confinamiento-en-casa


2. Ravasco, P.; Anderson, H.; Mardones, F.; Métodos de valoración del estado nutricional. Nutr. Hosp. vol.25 supl.3 Madrid oct. 2010[acceso: 27 de mayo de 2020]. Disponible en:
http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112010000900009&script=sci_arttext&tlng=pt


3. Pons Raventos, M.E.; Rebollo Rubio, A.; Amador Coloma, R. Utilidad del índice de masa corporal en pacientes con enfermedad renal crónica. Enfer. Nefrol. vol.20 no.4 Madrid oct./dic. 2017. [acceso: 27 de mayo de 2020]. Disponible en:
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2254-28842017000400316


4. Abellán Alemán, J.; Leal Hernández, M.; Gómez Jara, P.; Abellán Huerta, J. Estimación del perímetro de cintura mediante la talla de pantalón. Semergen. 2015; 41 (7) : 401-404. [acceso: 27 de mayo de 2020]. Disponible en:
https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-familia-semergen-40-pdf-S1138359314004729


5. Detección, valoración y tratamiento de la hipercolesterolemia en adultos. Panel de expertos en detección, evaluación y tratamiento del colesterol alto en sangre en adultos. [acceso: 28 de mayo de 2020]. Disponible en:
 https://www.scielosp.org/pdf/rpsp/2001.v9n5/328-344


6. Informe de IFOP (Instituto de Estudios de Opinión) para Darwin Nutrition: el impacto del confinamiento en la dieta de los franceses [acceso: el 27 de mayo de 2020]. Disponible en:
https://www.darwin-nutrition.fr/actualites/alimentation-francais/


7. COVID-19 y Seguridad alimentaria. Actualización de información. [acceso: el 27 de mayo de 2020]. Disponible en:
http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/noticias_y_actualizaciones/noticias/2020/coronavirus_act2.htm