CONFIGURACIÓN DE COOKIES

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies de sesión - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Guardan información del tipo de usuario en la comunidad de NORMON, guardando el nick de usuario para evitar introducirlo página a página, también se guarda información encriptada e información sobre los favoritos del usuario.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.

2021-06-02

Higiene ocular: Cómo usar las toallitas para los ojos

El ojo, además de ser “el espejo del alma” y un elemento determinante en la expresividad de la persona, es el órgano que nos proporciona la visión. Su constante contacto con el medio lo expone permanentemente a todo tipo de agresiones físicas, químicas y biológicas capaces de producir molestias y patologías de distinta importancia, por lo que requiere de cuidados constantes para preservar su salud.

Es importante realizar un adecuado lavado ocular, destinado a mantener limpio el ojo y la zona periocular. Los lavados oculares son solo una parte de la higiene ocular, que abarca también todas aquellas técnicas destinadas a preservar el bienestar visual (normas posturales, ambientales, dietéticas, revisiones oftalmológicas, etc.).

image-cab-blog-article

Además de los factores externos a los que están expuestos, en los ojos y en las zonas perioculares concurren una serie de factores anatomofisiológicos que hacen de estas áreas unas zonas extremadamente frágiles y sensibles, que requieren de cuidados específicos, del establecimiento de pautas de higiene, así como de un adecuado asesoramiento y atención sanitaria tan pronto como se detecten las más mínimas molestias, disfunciones y/o alteraciones funcionales. 

Entre los cuidados específicos que se mencionan, se encuentra el lavado ocular, que es el conjunto de medidas que se realizan con el fin de tener los ojos en buen estado, con el objetivo de proporcionar el aseo necesario para mantener los ojos limpios y húmedos, evitando la irritación, infecciones, edemas palpebrales y erosiones corneales.

¿Cómo se hace un lavado ocular?

Es importante realizar un adecuado lavado ocular, destinado a mantener limpio el ojo y la zona periocular. Los lavados oculares son solo una parte de la higiene ocular, que abarca también todas aquellas técnicas destinadas a preservar el bienestar visual (normas posturales, ambientales, dietéticas, revisiones oftalmológicas, etc.).
Siempre que exista alguna molestia y se sospeche una posible patología ocular, debe realizarse, en primer lugar, el lavado de manos para llevar a cabo la limpieza de los ojos de manera inocua. Además, la limpieza de cada ojo debe realizarse por separado, de esta forma se evita el posible contagio de uno a otro. Se limpia desde el ángulo interno al externo de cada ojo hasta que quede limpio de secreciones, utilizando una gasa limpia o toallita oftálmica para cada párpado y para cada ojo.

Cómo limpiar los párpados por dentro

Algunos consejos para realizar una adecuada higiene diaria de párpados son: 

  • Hacer uso de una toallita oftálmica o gasa húmeda con agua limpia.
  • Empezar la higiene desde el ángulo interno del párpado hacia fuera, dando mayor importancia a la base de las pestañas, lugar donde se acumula la secreción grasosa y detritos.
  • No usar soluciones caseras como manzanilla o llantén entre otros.

Estas medidas higiénicas ayudaran a mantener los ojos, y concretamente los párpados, en buenas condiciones, disminuyendo así la aparición de patologías oculares. Tener en cuenta estos consejos y el uso de productos oftálmicos adecuados, disminuye la frecuencia de aparición de afecciones oculares. Entre las afecciones oculares que pueden evitarse llevando a cabo una correcta higiene palpebral están la blefaritis y la conjuntivitis.

Qué es la blefaritis 

Es la inflamación difusa y generalmente crónica del borde palpebral, siendo la alteración ocular externa más observada en la práctica clínica. La causa es una disfunción de las glándulas sebáceas que motiva una acumulación de secreciones y su posterior sobreinfección, en la que el germen más comúnmente implicado es el estafilococo. No se conoce la etiología con exactitud, aunque se cree que las dos causas más importantes son la infección estafilocócica y la seborrea y, con frecuencia, los tratamientos no dan resultados satisfactorios.

Cómo eliminar la blefaritis en el ojo

Debe realizarse una correcta higiene palpebral, con preparados comerciales en forma de jabones que ayudan a arrastrar el exceso de grasa acumulada en el borde palpebral. Se puede practicar también la expresión mecánica de las glándulas sebáceas de Meibomio. Las compresas calientes cada doce horas y las lágrimas artificiales, mejoran el cuadro. 
Además de la higiene palpebral, en las agudizaciones de las blefaritis puede ser necesario que el médico instaure un tratamiento con pomadas oftalmológicas tópicas con antibiótico, durante períodos cortos de tiempo.

En casos de sobreinfecciones, estas medidas se verían acompañadas de un tratamiento antibiótico bajo prescripción médica.

Cuánto tarda en curar la blefaritis 

La blefaritis estafilococia, mencionada previamente, es una de las infecciones más frecuentes del párpado y una de las más difíciles de tratar con éxito. A menudo persiste durante años a pesar de la variedad de modalidades de tratamiento. El tratamiento en general debe ajustarse a cada paciente en particular. No existe una forma clara de prevenir la blefaritis, aunque está demostrado que una buena higiene con suero fisiológico o toallitas oftálmicas, contribuye a dificultar que se obstruyan las glándulas y, por lo tanto, a no generar un ambiente propicio para la proliferación de las bacterias causantes.

Qué es la conjuntivitis 

Es una infección ocular externa que consiste en una inflamación de la conjuntiva (membrana mucosa que recubre la superficie interna de los párpados y de la esclera anterior) de uno o ambos ojos, caracterizada por secreción ocular y congestión de los vasos conjuntivales. Es la patología más frecuente de los ojos. Puede estar causada por la acción de agentes infecciosos, alérgicos, tóxicos o mecánicos. Es aguda si es menor de cuatro semanas y crónica si es mayor de cuatro semanas. La gran mayoría es autolimitada, pero algunas veces progresan y pueden causar serios problemas oculares, por lo que es importante prevenirlas con una correcta higiene ocular.

Cómo eliminar la conjuntivitis en el ojo

Para eliminar la conjuntivitis de tipo infecciosa, conviene aplicarse toallitas o compresas frías 3 veces al día, 5 minutos sobre el párpado con el ojo afectado cerrado, durante 3 días. En determinados casos en los que la conjuntivitis sea más severa o aparezca de manera recurrente, puede que requiera medicamentos de prescripción médica.

En caso de conjuntivitis alérgica, debe llevarse a cabo un control de alérgenos, aplicar toallitas frías sobre los ojos afectados y proteger de la radiación solar. 

Cuánto tarda en curar la conjuntivitis 

La conjuntivitis es, por lo general, una enfermedad de corta duración, autolimitada. Sin embargo, los síntomas pueden durar más o menos tiempo en función de la causa que ha originado la inflamación de la conjuntiva y de si se está tratando de manera adecuada o no.

Para ayudar a prevenir las patologías oculares antes mencionadas, se recomiendan las siguientes medidas de higiene ocular:

  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Evitar tocarse los ojos con las manos
  • Cambiar las fundas de las almohadas con frecuencia
  • Reemplazar los cosméticos para los ojos con regularidad
  • No compartir cosméticos de ojos, toallas, ni pañuelos
  • Utilizar y cuidar debidamente las lentes de contacto 
  • Lavar los ojos con agua, suero fisiológico o con toallitas desechables aplicadas sobre párpados y pestañas, destinadas específicamente a retirar la secreción producida.
  • Descanso ocular, evitando al máximo los agentes irritantes que lo causan y evitar la exposición a la luz directa, al sol y al aire, utilizando gafas de sol.

Existen productos para el cuidado de los ojos y la higiene ocular como el suero fisiológico y las toallitas estériles específicas, que tienen en su composición extractos naturales e ingredientes como ácido hialurónico, citrus, hammamelis y vitamina E. Son aptos para pieles sensibles, formulados sin perfumes ni aromas y testados bajo control dermatológico y oftálmico. Estos productos están disponibles en las farmacias yse pueden utilizar para evitar sobreinfecciones y mantener una buena salud ocular, bajo el consejo adecuado del farmacéutico que sabrá orientarnos sobre la utilización del producto más adecuado para cada ocasión, y derivar al especialista en los casos oportunos. 

Asimismo, el profesional sanitario podrá darnos unas pautas adecuadas para llevar a cabo una correcta salud ocular y evitar afecciones de este tipo.

Referencias

  1. Garrote, A.; Bonet, R.; Productos de higiene y sequedad ocular. Farmacia profesional. 31(6): 24-26. [Acceso: 25 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-X0213932417620592

  2. Bosch, A.; Higiene ocular. Offarrm 2002, 21(2):76-79. [Acceso: 28 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-higiene-ocular-13027995

  3. Guía técnica: guía de práctica clínica para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades externas del párpado y conjuntiva en el primer nivel de atención.  [Acceso: 28 de abril de 2021]. Disponible en: https://docs.bvsalud.org/biblioref/2019/03/987038/rm_n_43-2016-minsa.pdf

  4. Baos, V.; Faus Dáder, MJ. Protocolos de Indicación farmacéutica  y criterios de derivación al médico en síntomas menores. ISBN: 978-84-608-0683-7 [Acceso: 28 de abril de 2021]. Disponible en: https://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/33050/ProtocolosIndicacionFarmaceutica.pdf?sequen

  5. Miralles Gisbert, S.J.; Baeza Díaz, M; Barreras Mateos, J.C. Patología ocular. Guía de Actuación Clínica en A.P. [Acceso: 02 de mayo de 2021]. Disponible en: http://www.san.gva.es/documents/246911/251004/guiasap028ocular.pdf

  6. Fernández Araque, A.M.; Gómez castro, J.; Rochr, M. Cuidados de higiene palpebral en pacientes con blefaritis. Metas de Enferm 2007; 10(7): 9-12. [Acceso: 04 de mayo de 2021]. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/Ana-Fernandez-35/publication/297403733_Cuidados_de_higiene_palpebral_en_pacientes_con_blefaritis/links/56e6c05f08aedb4cc8af7f8f/Cuidados-de-higiene-palpebral-en-pacientes-con-blefaritis.pdf

  7. El Maroufy, S. ¿Blefaritis o demodex? Trabajo de Fin de Grado. Facultad de óptica y optometría de Terrassa. Universidad Politécnica de Cataluña, 2017. [Acceso: 04 de mayo de 2021]. Disponible en: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/182351/sauhaila.el.maroufy%20-%20TFG_BLEFARITIS%20O%20DEMODEX_Sauhaila.El_.Maroufy_fitxer%20de%20consulta.pdf?sequence=5&isAllowed=y

  8. Morante Arias, J.E., Guerrero Franco, K. I.; Peñaherrera Salazar, D. P.; Zurita Beltrán, A. E. Conjuntivitis: revisión sistemática de diagnóstico y tratamiento. Rev. Cient. Invest. actualización del mundo de las Ciencias. 2018. Vol 3: 618-634. ISSN: 2588-0748. [Acceso: 18 de mayo de 2021]. Disponible en: https://reciamuc.com/index.php/RECIAMUC/article/view/250/266