CONFIGURACIÓN DE COOKIES

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies de sesión - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Guardan información del tipo de usuario en la comunidad de NORMON, guardando el nick de usuario para evitar introducirlo página a página, también se guarda información encriptada e información sobre los favoritos del usuario.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.

2022-01-17

Dolor de espalda y vitaminas del grupo B

El dolor de espalda es un problema de salud pública que afecta a gran parte de la población adulta española. Es la causa más frecuente de limitación de la actividad laboral en individuos de menos de 50 años, ocupando el tercer lugar en mayores de esta edad.

Es considerado uno de los problemas más frecuentes en la consulta de atención primaria, ya que al menos un 80% de la población presenta alguna vez en su vida dolor de espalda. La prevalencia anual varía entre el 15 y el 45 %.

image-cab-blog-article

Además, el dolor de espalda es la causa de dolor más frecuente en mujeres, siendo similar en todas las edades. La mayoría tiene su origen en problemas osteoarticulares y profesionales, aunque en un 23% se desconoce la causa. Las localizaciones más frecuentes son la espalda, cabeza y extremidades inferiores.

¿Qué es el dolor de espalda?

El dolor de espalda es una afección generalmente benigna y autolimitada, de compleja etiopatogenia, en la que desempeñan un papel importante los factores emocionales y sociales. Se define como el dolor en la parte posterior del tronco o columna vertebral, que va desde la parte posterior e inferior de la cabeza hasta el extremo inferior de la columna vertebral. 

Existen distintos tipos de dolor según el nivel de la columna vertebral al que afecten: cervical (dolor localizado en la columna cervical que suele ir acompañado de una disfunción y puede irradiarse a hombros, brazos y espalda); dorsal (es de tipo mecánico, habitualmente secundario a sobreesfuerzos o a una deficiente higiene postural) y lumbar (en la región lumbar, parte baja de la columna vertebral). De todos los dolores de espalda, el más frecuente (70%) corresponde a la zona lumbar. 

¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?

El origen del dolor de espalda se encuentra en lesiones, alteraciones o disfunciones de los elementos de la columna vertebral, que incluyen tanto estructuras neurales (médula, raíces y plexos nerviosos) como músculo-esqueléticas y articulaciones. El 90% de los casos de dolor de espalda, sea cual sea el segmento donde se producen, son de tipo mecánico y su pronóstico es bueno. Algunas causas mecánicas que pueden ocasionar dolor de espalda son: sobrecarga muscular, contracturas, tortícolis, déficits musculares, esguinces o hernia discal entre otras.

Por otro lado, el dolor de espalda de tipo inflamatorio suele presentarse en personas jóvenes, menores de 40 años, con un comienzo gradual y durante más de tres meses. Mejora con la actividad, que no así con el reposo; puede provocar el despertar durante la noche y la rigidez matutina durante más de 30 minutos y empeora tras largos períodos de inactividad.

En ocasiones, se puede encontrar una causa orgánica que explique la sintomatología, como por ejemplo: artritis, patología reumática, patología traumática, deformación o malformación espinal, etc.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

En el dolor agudo de espalda el tratamiento farmacológico se basa en el uso de analgésicos y antiinflamatorios (AINE). Se pueden usar AINEs solos o asociados a paracetamol, durante menos de 12 semanas. El paracetamol no debe utilizarse a dosis superiores de 3 gramos al día, y en caso de manejar dosis altas, se debe tener precaución tanto con la hepatotoxicidad como con los posibles efectos adversos gastrointestinales.

En este sentido y, con el fin de evitar una posible toxicidad en el abordaje de este tipo de dolor cuando aparece de manera recurrente, la utilización de analgésicos y antiinflamatorios puede combinarse con otros medicamentos que sean efectivos en la prevención y tratamiento de dolores de espalda como las vitaminas del grupo B.

Vitaminas del grupo B para el dolor de espalda

Las vitaminas del complejo B, específicamente tiamina o vitamina B1, piridoxina o vitamina B6 y cianocobalamina o vitamina B12, se han utilizado solas o en combinación como complementos alimenticios en casos de deficiencia sérica. Estas vitaminas tienen efectos farmacológicos como la analgesia que, aunque poco difundido, se ha probado de manera experimental y clínica. Cada una de ellas tiene unas funciones determinadas en diferentes procesos:

- La vitamina B1 (Tiamina), juega un importante papel en numerosos procesos metabólicos y es clave en la producción de energía a través de los hidratos de carbono. Interviene en el crecimiento y desarrollo de las células y en diversos procesos de regeneración celular. Además, es fundamental en la contracción muscular y la conducción de las señales nerviosas, participando en la formación de numerosos neurotransmisores, sustancias químicas encargadas de transmitir mensajes por todo el sistema nervioso, aspecto clave para inhibir el dolor.

- La vitamina B6 (Piridoxina), es clave en la regulación del metabolismo de grasas y proteínas y para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Desempeña un papel esencial en el sistema nervioso ya que está implicada en el metabolismo de neurotransmisores (serotonina, norepinefrina, dopamina). Además, sirve como catalizador de las primeras etapas de la biosíntesis de la esfingosina y participa en la formación de los constituyentes esenciales de las vainas de mielina de las células nerviosas.

- La vitamina B12 (Cobalamina o cianocobalamina), es indispensable en la formación y maduración de los glóbulos rojos en la médula ósea y para el correcto funcionamiento neuronal. Asociada a la vitamina B1 y B6 se utiliza para el tratamiento de distrofias musculares o inflamación de los nervios (ciática, lumbago).

Las vitaminas B1, B6 y B12 pueden reducir significativamente la gravedad y duración del dolor neuropático (dolor en la zona de los nervios lesionados que puede describirse como un hormigueo o quemazón que se potencia al roce, pudiendo irradiar a las extremidades y alterar la sensibilidad, que no cede con reposo). En este sentido, desde hace varias décadas se reconoce el papel antinociceptivo (en la reversión de la sensación subjetiva del dolor) del complejo de vitaminas B, específicamente de la combinación de tiamina, piridoxina y cianocobalamina. Así, según la evidencia hasta el momento, se indica que el uso combinado de las vitaminas del grupo B (B1, B6 y B12), tiene un efecto adyuvante analgésico en el dolor mixto (en el que participan diferentes causas), específicamente en el dolor lumbar y otras alteraciones musculoesqueléticas. 

​​​​​​​

En un estudio de investigación reciente sobre una cirugía bucal, en el que se comparaba la eficacia antiinflamatoria de un fármaco con y sin administración conjunta de vitaminas del grupo B; se evidenció una significativa actividad analgésica mayor en el grupo de pacientes tratados con un antiinflamatorio más vitaminas del grupo B en comparación con el grupo tratado solamente con el fármaco antiinflamatorio.

En conclusión, las vitaminas B1, B6 y B12 tienen efecto analgésico, sobre todo cuando se administran las tres en combinación. Parece que las altas dosis de estas vitaminas pueden aliviar el dolor agudo y potenciar la analgesia causada por no opioides, como antiinflamatorios no esteroideos y metamizol.

Actualmente, existen en el  mercado medicamentos que contienen la combinación de las vitaminas B1, B6 y B12 en un solo comprimido, que intervienen en numerosos procesos del metabolismo y que están indicados en adultos y mayores de 15 años, para la prevención y el tratamiento de la deficiencia de estas vitaminas, que puede manifestarse como síntomas de dolor de espalda, en convalecencias o dietas insuficientes.

Dado que el dolor de espalda es un problema de salud con una elevada prevalencia y, teniendo disponibles medicamentos que pueden ayudarnos a aliviar dicho dolor, debemos seguir el mejor plan de tratamiento para conseguir la mayor eficacia en el menor tiempo posible.

Para ello, el farmacéutico comunitario puede ayudarnos en el abordaje del dolor de espalda indicándonos diferentes alternativas de medicamentos que no necesitan prescripción médica. Asimismo, nos podrá indicar la combinación más oportuna entre ellos de tal forma que se reduzca la duración del tratamiento, la dosis diaria o ambas, para poder conseguir el objetivo terapéutico de manera satisfactoria.

Referencias

  1. Casals Sánchez, J.L.; Gasparyan, A.; Martínez García, F.; Morcuende Campos, A. Mud Castelló, F.; Mud Castelló, S.; Documento de Consenso en dolor de espalda. Semergen-SEFAC. 2016. ISBN: 978-84-945168-7-0. [Acceso: 19 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.semergen.es/resources/files/documentosConsenso/documento-consenso-dolor-espalda.pdf
  2. Rull M. Abordaje multidisciplinar del dolor de espalda. Rev. Soc. Esp. Dolor. 2004. 11(3) 119-121. [Acceso: 19 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1134-80462004000300001&script=sci_arttext&tlng=pt
  3. Torras Bernáldez, M.T.; Bernat López, M.J.; Masfred Pujol, L.; Martín Muncharaz, L. Dolor de espalda y su prevención en el personal de enfermería. Atención Primaria. 2002. 269(6): 143-144. [Acceso: 19 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-pdf-13029753
  4. Torres, A. Rubio, G. Efecto analgésico de las vitaminas del complejo B, a 50 años de la primera combinación fija de tiamina, piridoxina y cianocobalamina. Ed. Int. Mex. 2012. 28(5): 473-482. [Acceso: 19 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/medintmex/mim-2012/mim125j.pdf
  5. Nava-Mesa, M.O.; Aispuru Lanche, G.R. Papel de las vitaminas B, tiamina, piridoxina y cianocobalamina en el dolor de espalda y otras condiciones musculoesqueléticas: revisión narrativa. Medicina de Familia. SEMERGEN. 2021. 47(8): 551-562. [Acceso: 19 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1138359321000654
  6. Pérez Jiménez, V.R. Comparación del efecto antiinflamatorio de meloxicam más vitaminas B y solo meloxicam administrados preoperatoriamente en cirugías de terceros molares mandibulares. Universidad Nacional de San Marcos. Universidad de Perú. Decana de América. Facultad de Odontología. Escuela profesional de odontología. 2021. [Acceso: 19 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://cybertesis.unmsm.edu.pe/bitstream/handle/20.500.12672/16126/Perez_jv.pdf?sequence=1&isAllowed=y