Normon
¿Cómo prevenir la gripe?

¿Cómo prevenir la gripe?

2019-12-04

Cada año, las estaciones más frías vienen acompañadas de la temida gripe estacional que suele afectar entre un 5-20% de la población general. En este artículo, exponemos las principales medidas para prevenir y tratar esta enfermedad de forma efectiva.

¿Qué es la gripe?

La gripe estacional es una enfermedad infecciosa de las vías respiratorias que afecta principalmente a la nariz, la garganta y los bronquios. Está causada por los virus influenza A y B, que se contagian fácilmente de una persona a otra, por ejemplo, a través de pequeñas partículas expulsadas con la tos y los estornudos, provocando epidemias estacionales.

Los signos y síntomas más frecuentes de la gripe incluyen:

•    Fiebre de inicio súbito y superior a los 38ºC
•    Tos seca
•    Dolor muscular y articular
•    Dolor de garganta
•    Cefalea
•    Fatiga, debilidad
•    Sudoración y escalofríos
•    Congestión y secreción nasal

Los síntomas de la gripe suelen remitir al cabo de una o dos semanas sin necesidad de recibir atención médica. Sin embargo, en determinados colectivos, la gripe puede ser grave y dar lugar a complicaciones como la neumonía, la bronquitis aguda, la otitis media, brotes de asma en pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, etc.  

Entre las personas con más riesgo de sufrir una gripe grave o presentar complicaciones se encuentran las mujeres embarazadas, los niños menores de 5 años, los ancianos, los pacientes con enfermedades crónicas (cardíacas, pulmonares, renales, hepáticas, neurológicas o hematológicas) o los pacientes inmunodeprimidos (ya sea por una enfermedad crónica como el SIDA, porque están bajo tratamiento con quimioterapia o corticoesteroides, etc.). 


¿Cómo prevenirla?

La medida fundamental para la prevención primaria de la gripe estacional y sus complicaciones es la vacunación. Puesto que los virus de la gripe tienen una alta capacidad para mutar, cada año se elaboran vacunas nuevas según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. La vacunación debería ser anual e iniciarse durante las primeras semanas del otoño, antes de la aparición de los primeros casos de gripe. La vacunación va destinada a proteger a las personas con mayor riesgo de enfermedad grave o complicaciones de la gripe, y también a reducir la transmisión de la infección entre personas para proteger a los colectivos más vulnerables. Por este motivo, según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la vacunación de la gripe se recomienda a:

•    Personas mayores de 65 años.
•    Personas con riesgo de sufrir complicaciones derivadas de la gripe: 

o    Niños mayores de 6 meses o adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excepto hipertensión arterial aislada), neurológicas o pulmonares.
o    Niños mayores de 6 meses o adultos con enfermedades metabólicas, obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías, anemias, trastornos de la coagulación, asplenia, enfermedad hepática crónica, enfermedades neuromusculares graves, inmunosupresión, cáncer, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria crónica, implante coclear o trastornos/enfermedades que conllevan una disfunción cognitiva (p.ej., síndrome de Down, demencias).
o    Niños y adolescentes entre 6 meses y 18 años que reciben un tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico.
o    Personas de cualquier edad superior a los 6 meses que están institucionalizadas de forma prolongada.
o    Mujeres embarazadas.
o    Menores entre 6 y 24 meses con antecedentes de prematuridad inferior a las 32 semanas de gestación.


•    Personas que pueden transmitir la gripe a personas con alto riesgo de complicaciones:

o    Personal de centros, servicios y establecimientos sanitarios.
o    Trabajadores de instituciones geriátricas o de centros de atención a enfermos crónicos.
o    Estudiantes en prácticas en centros sanitarios.
o    Cuidadores de pacientes de alto riesgo o ancianos.
o    Personas que conviven con otras que presentan un alto riesgo de complicaciones.

•    Otros grupos:

o    Personas que trabajan en los servicios públicos esenciales (p.ej., los profesionales sanitarios, fuerzas de seguridad, bomberos, protección civil…).
o    Personas con exposición laboral directa a aves o cerdos, para reducir el riesgo de infección concomitante de virus humano y aviar/porcino.

Por otra parte, para evitar el contagio y la propagación de la gripe, también es importante tomar medidas de protección personal, como, por ejemplo, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón (o, en su defecto, usando un desinfectante a base de alcohol), taparse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar (en caso de no disponer de pañuelo, toser o estornudar sobre el antebrazo y no sobre la mano para evitar la diseminación de los virus), quedarse en casa cuando se está enfermo y, en la medida de lo posible, evitar las multitudes en las temporadas de gripe.

¿Podemos curarla de forma rápida?

Actualmente existen fármacos antivirales que permiten reducir la duración de la gripe cuando son administrados al inicio de la aparición de los síntomas. Sin embargo, pueden asociarse a efectos adversos importantes, por lo que suelen administrarse solamente en aquellas personas con riesgo a sufrir las complicaciones mencionadas anteriormente. Estos medicamentos siempre deben ser prescritos por un médico.

Por lo tanto, podemos decir que la gripe no puede curarse de forma rápida, pero sí es posible tomar medidas para aliviar sus síntomas y sentirse mejor desde el primer día. Por ejemplo, una de las principales recomendaciones es guardar reposo. Asimismo, para evitar la deshidratación, se aconseja ingerir líquidos abundantes, ya sea en forma de agua, zumos, caldos o infusiones. Por otra parte, también podemos recurrir a la toma de medicamentos destinados a paliar los síntomas de la gripe. Entre ellos, destacan:

•    Los preparados antigripales, que suelen combinar fármacos para reducir la fiebre, calmar el dolor y disminuir la congestión y secreción nasal.
•    Los sprays descongestivos, destinados a reducir la congestión nasal.
•    Los bucofaríngeos para aliviar el dolor de garganta.
•    Los antitusivos, que permiten reducir la tos seca.

No obstante, antes de tomar cualquier medicamento, es preferible consultar con un profesional sanitario (médico o farmacéutico). De este modo, tomaremos la medicación adecuada a nuestras necesidades y evitaremos posibles duplicidades e interacciones con otros medicamentos.


Fuentes

1. Influenza (gripe) - Síntomas y causas - Mayo Clinic [Internet]. [acceso: 31 de octubre de 2019]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/flu/symptoms-causes/syc-20351719
2. OMS | Gripe [Internet]. WHO. [acceso: 30 de octubre de 2019]. Disponible en: https://www.who.int/topics/influenza/es/
3. Gripe (estacional) [Internet]. [acceso: 30 de octubre de 2019]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/influenza-(seasonal)
4. La gripe (influenza) (para Padres) - KidsHealth [Internet]. [acceso: 30 de octubre de 2019]. Disponible en: https://kidshealth.org/es/parents/flu-esp.html?ref=search
5. Vacunación | Vacunas / Asociación Española de Vacunología [Internet]. [acceso: 31 de octubre de 2019]. Disponible en: https://www.vacunas.org/vacunacion-7/
6. ¿Por qué debemos vacunar? | Vacunas / Asociación Española de Vacunología [Internet]. [acceso: 31 de octubre de 2019]. Disponible en: https://www.vacunas.org/por-que-debemos-vacunar-gripe/
7. Influenza (gripe) - Diagnóstico y tratamiento - Mayo Clinic [Internet]. [citado 30 de octubre de 2019]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/flu/diagnosis-treatment/drc-20351725
8. Recomendaciones_vacunacion_gripe.pdf [Internet]. [acceso: 29 de noviembre de 2019]. Disponible en: http://www.mscbs.gob.es/va/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/docs/Recomendaciones_vacunacion_gripe.pdf