Normon
¿Cómo diferenciar una alergia de un resfriado?

¿Cómo diferenciar una alergia de un resfriado?

2019-04-07

¿Cómo diferenciar una alergia de un resfriado?

La rinitis alérgica es una de las alergias respiratorias más comunes. Al cursar con estornudos, congestión y secreción nasal, puede resultar fácil confundirla con un resfriado. En este artículo explicamos las diferencias entre ambas enfermedades y los síntomas característicos de cada una de ellas, lo que permitirá distinguirlas y tratarlas correctamente.

Causas del resfriado y de la rinitis alérgica

Tanto el resfriado como la rinitis alérgica son enfermedades respiratorias, pero el origen de ambas es muy distinto. El resfriado está causado por la infección de un virus, mientras que la alergia es una reacción del sistema inmunitario ante determinadas sustancias (alérgenos) que en condiciones normales serían inofensivas, y por eso no ocasionan problemas a la mayoría de personas. Los principales alérgenos causantes de rinitis son el polen, los ácaros del polvo, el epitelio (caspa) así como los ácaros de animales como perros o gatos, y el moho. Cuando una persona con rinitis alérgica inhala uno de estos alérgenos, el sistema inmunitario reacciona liberando una serie de sustancias como la histamina, que provocan los síntomas de la alergia.

Síntomas del resfriado y de la rinitis alérgica

Los estornudos, la congestión y la secreción nasal son síntomas comunes de la rinitis alérgica y del resfriado. No obstante, la secreción nasal en los resfriados suele ser fluida al inicio y posteriormente se vuelve más espesa, mientras que en las alergias la secreción siempre es acuosa. La tos seca y el dolor de garganta también pueden aparecer en ambas enfermedades; sin embargo, estos síntomas son frecuentes en el resfriado, pero en la alergia se dan de forma ocasional. Del mismo modo, el resfriado puede presentar dolor muscular y febrícula (décimas de fiebre), síntomas que no aparecen en la alergia. Además, la rinitis alérgica puede ocasionar picor y lagrimeo en los ojos, cosa que normalmente no sucede en el resfriado.

También existen diferencias en cuanto a la duración de ambas enfermedades. Los síntomas de la alergia duran mientras haya exposición al alérgeno ¾en el caso de la alergia al polen, pueden ser unas 6 semanas en primavera, verano u otoño¾, mientras que un resfriado no suele durar más de 10 días.

Tratamiento del resfriado y de la rinitis alérgica

Una vez sabemos si los síntomas corresponden a un resfriado o a una rinitis alérgica, podemos tomar las medidas más adecuadas. Generalmente los resfriados se resuelven por sí solos en pocos días, aunque es aconsejable guardar reposo y beber líquidos en abundancia. Si además queremos aliviar los síntomas, podemos acudir a la farmacia o al médico para que nos recomienden la toma de medicamentos paliativos.

En el caso de la rinitis alérgica, es fundamental conocer cuáles son los desencadenantes de la reacción alérgica y adoptar medidas preventivas para evitar o minimizar la exposición a los alérgenos. Por ejemplo, las personas alérgicas al polen deben evitar los parques y jardines en épocas de polinización, y es conveniente que mantengan las ventanas cerradas y usen aire acondicionado en casa y en el coche. Si la alergia está causada por los ácaros del polvo, es importante evitar tener alfombras o moqueta en casa, y usar el aspirador de forma regular. Cuando el alérgeno desencadenante es la caspa o los ácaros de animales domésticos, es recomendable que el animal esté fuera de casa en la medida de lo posible, y lavarlo 1 o 2 veces a la semana. Las personas alérgicas al moho deben procurar  mantener un nivel de humedad adecuado en la vivienda, empleando un deshumidificador si fuera necesario, así como limpiar regularmente la nevera y tirar la basura con frecuencia. En cuanto al propio tratamiento de la rinitis alérgica, médicos y farmacéuticos pueden recomendar distintos medicamentos o/y otros productos en función de los síntomas y la gravedad de estos. Además, en algunos casos el médico puede considerar adecuada la inmunoterapia (vacuna antialérgica), que consiste en la inyección de dosis gradualmente crecientes del alérgeno responsable de la enfermedad, para que disminuya la sensibilidad a los alérgenos y, por tanto, reducir los síntomas de la alergia.

En resumen, aunque tengan algunos síntomas comunes, el resfriado y la rinitis alérgica son enfermedades muy distintas, y por tanto requieren un abordaje diferente.

Referencias

  1. Resfriado común: MedlinePlus enciclopedia médica [Internet]. [citado 14 de marzo de 2019]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000678.htm
  2. CDCespanol. El resfriado común [Internet]. Centers for Disease Control and Prevention. 2019 [citado 14 de marzo de 2019]. Disponible en: https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/rinovirus/index.html
  3. Rinitis alérgica: MedlinePlus enciclopedia médica [Internet]. [citado 15 de marzo de 2019]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000813.htm
  4. Carretero Colomer M. Rinitis alérgica. Offarm. 1 de junio de 2009;28(5):116-8.
  5.  Prevención de las enfermedades alérgicas [Internet]. [citado 15 de marzo de 2019]. Disponible en: https://www.pediatriaintegral.es/numeros-anteriores/publicacion-2013-10/prevencion-de-las-enfermedades-alergicas/SP Allergy Shots (Immunotherapy) | AAAAI [Internet]. The American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. [citado 15 de marzo de 2019]. Disponible en: https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/allergy-library/spanish-allergy-shots-(immunotherapy)