CONFIGURACIÓN DE COOKIES

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies de sesión - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Guardan información del tipo de usuario en la comunidad de NORMON, guardando el nick de usuario para evitar introducirlo página a página, también se guarda información encriptada e información sobre los favoritos del usuario.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.

2021-04-29

Aftas bucales: Alivio y tratamiento

Las lesiones de la mucosa oral, y más concretamente las denominadas aftas bucales o llagas en la boca, a pesar de que suelen ser de carácter benigno y en la mayoría de los casos no presentan complicaciones clínicas relevantes, sí que pueden resultar molestas para quien las padece.

Las causas de las aftas o úlceras orales son muy variadas: infecciosas, enfermedades cutáneas, neoplasias, enfermedades hematológicas, enfermedades gastrointestinales, enfermedades reumáticas, fármacos, radioterapia. etc.

image-cab-blog-article

¿Qué es afta y aftosis?

Se entiende por afta una lesión ulcerada que se produce en la superficie mucosa bucal. Se trata de una lesión elemental elevada de contenido líquido, claro, que se localiza en el epitelio y que generalmente no deja cicatriz. 

La aftosis oral recurrente pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias crónicas de la mucosa oral. Su etiopatogenia es desconocida, pero se considera una enfermedad multifactorial. Se han descrito diferentes factores desencadenantes de la enfermedad como: factores inmunológicos, genéticos, bacterianos y virales, hormonales, estrés, traumatismos locales, déficits de vitaminas y microelementos, fármacos, alergias alimentarias o enfermedades sistémicas. La aftosis oral es un proceso que cursa con lesiones ulceradas (aftas), que suelen ser dolorosas y autolimitadas

¿Cuáles son las posibles causas de las aftas bucales?

Las causas de las aftas o úlceras orales son muy variadas: infecciosas, enfermedades cutáneas, neoplasias, enfermedades hematológicas, enfermedades gastrointestinales, enfermedades reumáticas, fármacos, radioterapia. etc.

Las aftas se consideran agudas si duran menos de seis semanas o crónicas si se prolongan más en el tiempo. Cuando se presentan en forma de brotes orales recurrentes, en ausencia de una causa sistémica, se denomina Aftosis Oral Recurrente (AOR) o bien estomatitis aftosa recurrente.

Aftosis oral recurrente (AOR) 

Como afirmábamos, un tipo de aftosis es la Aftosis Oral Recurrente (AOR), una enfermedad inflamatoria crónica de la mucosa oral. Se caracteriza por la aparición recurrente de úlceras dolorosas, redondeadas y bien definidas en la cavidad oral sin que se encuentre una enfermedad subyacente que lo justifique. Ante la aparición de úlceras recurrentes de la mucosa oral (que vuelven a aparecer después de la sanación del proceso) habría que realizar un diagnóstico diferencial y descartar otras causas.

Este tipo de aftosis se caracteriza por una morfología de borde eritematoso y fondo pseudomembranosos en la cavidad oral, en pacientes que por lo demás están sanos, aunque las características son variadas y pueden ser distintas a éstas que se indican. Las úlceras pueden ir precedidas de una sensación de ardor de 2 a 48 horas antes.

Sintomatología de las aftas

Las aftas bucales, conocidas coloquialmente como llagas en la boca, pueden aparecer tanto como en lesiones únicas, aisladas temporal y físicamente, como en lesiones múltiples de pequeño tamaño que pueden llegar a confluir dando lugar a una llaga de mayor tamaño y bordes irregulares. 

Aparecen casi siempre en la cara interna de las mejillas y de los labios, paladar blando (parte posterior del techo de la boca), bordes y dorso de la lengua, el suelo de la boca e incluso en encías y paladar duro.

Impactan negativamente sobre la calidad de vida del paciente por el alto grado de dolor y malestar que generan en el desarrollo normal de la actividad cotidiana (hablar, comer, beber, etc.).

Cómo aparecen las aftas bucales y cuál es su evolución

La aparición de estas lesiones no se produce de forma súbita, sino que tienen una fase prodrómica característica y fácilmente identificable por el paciente acostumbrado a padecer este tipo de problema. La aparición de aftas viene precedida por una sensación de escozor, picor y/o hormigueo en la zona afectada que evoluciona en unas pocas horas (12-36) a una mancha o protuberancia indurada y de color rojizo que acaba finalmente ulcerándose.

La identificación rápida de estos signos es de gran utilidad, puesto que permite establecer un tratamiento precoz que revierta o al menos minimice la aparición de la ulceración.
Las lesiones aftosas son redondeadas u ovales, con bordes bien definidos y elevados en forma de cráter, localizadas sobre una base inflamatorio-eritematosa. La exudación de fibrina en la zona lesionada es la responsable del color blancogrisáceo o amarillento característico del área central  del afta. Su evolución es centrífuga, lo que implica que la úlcera aumenta de tamaño hasta alcanzar un diámetro máximo en un plazo variable de 24 horas a una semana.

Remiten normalmente a los 7-14 días de evolución, de forma espontánea y sin dejar cicatrices, excepto si la lesión o lesiones son resultantes de un proceso crónico o se ha producido una sobreinfección de la lesión original. La fase de cicatrización dependerá del tamaño de la lesión y de la existencia o no de complicaciones.

Cómo disminuir el dolor en un brote de aftas bucales

La popularidad entre la población, su alta prevalencia, su aparición esporádica y su etiología difícilmente atribuible a ninguna causa concreta hace que las aftas bucales sean consideradas afecciones de carácter leve y, por consiguiente, una patología susceptible de requerir ayuda y consejo de un profesional sanitario tan accesible como el farmacéutico.

Podemos encontrar productos para aliviar su molesta sintomatología y /o acelerar su curación durante la inflamación ocasionada por las aftas en la cavidad oral. 

Existen pastillas que contienen ácido hialurónico que se disuelven en la boca, creando una película protectora que protege la mucosa de la cavidad oral de la influencia de factores externos e irritantes. El ácido hialurónico es un ingrediente calmante y cicatrizante. Fisiológicamente, es un constituyente normal del tejido conectivo gingival, que interviene activamente en la función barrera, siendo por ello un elemento esencial para el mantenimiento de la mucosa bucal sana. Así, su disponibilidad a nivel oral en comprimidos para chupar, además de aliviar el dolor y disminuir la inflamación, favorece y acelera la regeneración tisular, así como la cicatrización natural de las lesiones ulcerosas.

Otras presentaciones de comprimidos para chupar que puede aconsejar el farmacéutico constan en su composición con un antiséptico, e incluso algunos cuentan además con otros componentes con acción antiinflamatoria y anestésica local, de manera que contribuye a suprimir las molestias que este tipo de lesiones origina a nivel bucal.

En estas situaciones, tu farmacéutico/a puede indicarte cuál es el producto o más apropiado y reforzar la importancia de un adecuada higiene bucal para minimizar la cantidad de bacterias patógenas en la boca y ayudar a prevenir lesiones bucales como las aftas.

Referencias

  1. Riera Matute, G. Riera Alonso, E. La aftosis oral recurrente en Reumatología. Reumatol Clin. 2011; 7(5): 323-328. [Acceso: 22 de enero de 2021]. Disponible en: https://www.reumatologiaclinica.org/es-pdf-S1699258X11001732

  2. Riobo Crespo, M.; Bascones Martínez, A. Aftas de la mucosa oral. Avances en Odontoestomatología. 2011. 27(2): 63-74. [Acceso: 22 de enero de 2021]. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/odonto/v27n2/original1.pdf

  3. Sánchez-Bernal, J.; Conejero, C.; Conejero, R. Aftosis recidivante. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2020, 111(6):471-480. [Acceso: 22 de enero de 2021]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0001731020300545

  4. Bonet, R.; Garrote, A. Farmacia abierta. Aftas bucales. Farmacia Profesional. 2015, 29 (1): 27-31. [Acceso: 22 de enero de 2021]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-X0213932415727469

  5. Montaño-Luna, V.E.; Miranda-Novales, M.G. Uso de mascarillas faciales como medida de prevención en el contexto de la pandemia por SARS-CoV-2. Rev Mex Pediatr. 2020: 87(5):163-169. [Acceso: 22 de febrero de 2021]. Disponible en: https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=97169

  6. Recomendaciones sobre el uso de mascarillas en la comunidad en el contexto de COVID-19. Dirección Dgeneral de Salud Pública, Calidad e Innovación. Ministerio de Sanidad, Gobierno de España. [Acceso: 22 de febrero de 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/en/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/Recomendaciones_mascarillas_ambito_comunitario.pdf

  7. Documento Técnico del Grupo de Trabajo de Dermatología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). Cuidados y atención a los problemas de la piel en tiempos de COVID-19. [Acceso: 15 de marzo de 2021]. Disponible en: https://www.semg.es/images/2020/Coronavirus/20201118_doc_tecnico_dermatologia.pdf