Normon
Ácido hialurónico: un ingrediente con propiedades calmantes y cicatrizantes

Ácido hialurónico: un ingrediente con propiedades calmantes y cicatrizantes

2019-11-08

Probablemente hayas oído hablar del ácido hialurónico alguna vez, como ingrediente de productos cosméticos, complementos alimenticios, medicamentos o productos sanitarios. En este artículo, explicaremos cuáles son las principales características y usos del ácido hialurónico, haciendo mención especial a las propiedades regeneradoras de este compuesto.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un polímero natural formado por la unión de varias unidades de azúcares (concretamente, de ácido glucurónico y N-acetilglucosamina). 

En una persona que pese alrededor de 70 Kg, se estima que el contenido de ácido hialurónico de su organismo es de unos 15 g. Aproximadamente, la mitad de este ácido hialurónico se encuentra en la piel, formando parte de la epidermis y la dermis. En menor cantidad, también se encuentra en las articulaciones, en los ojos y en varios tejidos del organismo, como el conectivo, el epitelial o el neural.

Propiedades y usos del ácido hialurónico

El ácido hialurónico presenta una alta capacidad para retener la humedad, una excelente viscoelasticidad (es decir, tiene propiedades viscosas y elásticas), y una elevada biocompatibilidad (no provoca la reacción del sistema inmunitario). Estas propiedades permiten que el ácido hialurónico de nuestro organismo actúe como lubricante, regulador de la hidratación y amortiguador de las articulaciones. Asimismo, las características del ácido hialurónico han hecho posible su aplicación en distintos ámbitos, como, por ejemplo, la medicina, la industria farmacéutica o la industria cosmética.

El ácido hialurónico es abundante en la piel y las mucosas, donde desempeña un papel importante en la cicatrización de las heridas. Además, participa en varias etapas del proceso de cicatrización, como la formación del coágulo, la creación de nuevos vasos sanguíneos, la formación del tejido granular (tejido conectivo que se forma en la superficie de la herida) o la migración y proliferación de fibroblastos (células esenciales del tejido conectivo).


Las propiedades cicatrizantes, calmantes e hidratantes del ácido hialurónico han permitido elaborar distintos productos para regenerar la piel y las mucosas. De este modo, el ácido hialurónico se incluye en formulaciones tópicas destinadas a tratar abrasiones, quemaduras, incisiones post-quirúrgicas o úlceras. Además, el ácido hialurónico endógeno contribuye al mantenimiento de las vías respiratorias, formando parte de las secreciones, favoreciendo los procesos de curación, regulando la hidratación, etc. Por este motivo, existen formulaciones con ácido hialurónico para tratar la sequedad nasal y para promover la cicatrización de las heridas nasales.

Además de los usos descritos anteriormente, debido a las propiedades regeneradoras, calmantes e hidratantes del ácido hialurónico, actualmente existen productos bucofaríngeos formulados a base de ácido hialurónico destinados a aliviar el dolor de garganta y a disminuir la sequedad y la irritación de esta. Estos productos son una alternativa a los medicamentos bucofaríngeos tradicionales y se pueden adquirir en la farmacia.


Fuentes

1.     Fallacara A, Baldini E, Manfredini S, Vertuani S. Hyaluronic Acid in the Third Millennium. Polymers (Basel). 2018;10(7):701. 
2.     Gupta RC, Lall R, Srivastava A, Sinha A. Hyaluronic Acid: Molecular Mechanisms and Therapeutic Trajectory. Front Vet Sci. 2019;6:192. 
3.     Aya KL, Stern R. Hyaluronan in wound healing: rediscovering a major player. Wound Repair Regen. 2014;22(5):579-93.